IÑAKIEIDOIA_001

IÑAKIEIDOIA_002

IÑAKIEIDOIA_004

IÑAKIEIDOIA_010

IÑAKIEIDOIA_015

IÑAKIEIDOIA_025

IÑAKIEIDOIA_031

IÑAKIEIDOIA_034

IÑAKIEIDOIA_038

IÑAKIEIDOIA_041

IÑAKIEIDOIA_045

IÑAKIEIDOIA_052

IÑAKIEIDOIA_068

IÑAKIEIDOIA_071

IÑAKIEIDOIA_081

IÑAKIEIDOIA_094

IÑAKIEIDOIA_119

IÑAKIEIDOIA_146

IÑAKIEIDOIA_175

IÑAKIEIDOIA_179

IÑAKIEIDOIA_183

IÑAKIEIDOIA_196

IÑAKIEIDOIA_222

IÑAKIEIDOIA_223

IÑAKIEIDOIA_229

IÑAKIEIDOIA_230

IÑAKIEIDOIA_240

IÑAKIEIDOIA_242

IÑAKIEIDOIA_260

IÑAKIEIDOIA_443

IÑAKIEIDOIA_455

IÑAKIEIDOIA_456

IÑAKIEIDOIA_460

IÑAKIEIDOIA_474

IÑAKIEIDOIA_480

IÑAKIEIDOIA_504

Me encanta ir al norte porque tengo grandes amigos allí. Cuando conocí a Idoia e Iñaki supe que me lo iban a poner muy fácil. Primero porque lo que más les interesaba es que lo pasáramos bien nosotras y que estuviéramos cómodas. Si unos novios te tartan tan bien solo puede salir un buen trabajo. Su boda fue todo un acierto. Es genial cuando no hay que esperar ni a que la gente se anime con la barra libre porque los novios lo han dado todo con el baile y todo el mundo ya tiene el subidón ☺

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *