CARLOTA_E_IÑIGO_003

CARLOTA_E_IÑIGO_010

CARLOTA_E_IÑIGO_008

CARLOTA_E_IÑIGO_009

CARLOTA_E_IÑIGO_012

CARLOTA_E_IÑIGO_015

CARLOTA_E_IÑIGO_016

CARLOTA_E_IÑIGO_018

CARLOTA_E_IÑIGO_021

CARLOTA_E_IÑIGO_023

CARLOTA_E_IÑIGO_027

CARLOTA_E_IÑIGO_042

CARLOTA_E_IÑIGO_044

CARLOTA_E_IÑIGO_045

CARLOTA_E_IÑIGO_046

CARLOTA_E_IÑIGO_047

CARLOTA_E_IÑIGO_054

CARLOTA_E_IÑIGO_061

CARLOTA_E_IÑIGO_065

CARLOTA_E_IÑIGO_066

CARLOTA_E_IÑIGO_067

CARLOTA_E_IÑIGO_068

CARLOTA_E_IÑIGO_074

CARLOTA_E_IÑIGO_079

CARLOTA_E_IÑIGO_083

CARLOTA_E_IÑIGO_084

CARLOTA_E_IÑIGO_089

CARLOTA_E_IÑIGO_090

CARLOTA_E_IÑIGO_091

CARLOTA_E_IÑIGO_093

CARLOTA_E_IÑIGO_097

CARLOTA_E_IÑIGO_101

CARLOTA_E_IÑIGO_109

CARLOTA_E_IÑIGO_110

CARLOTA_E_IÑIGO_113

CARLOTA_E_IÑIGO_157

CARLOTA_E_IÑIGO_205

CARLOTA_E_IÑIGO_206

CARLOTA_E_IÑIGO_161

CARLOTA_E_IÑIGO_163

CARLOTA_E_IÑIGO_166

CARLOTA_E_IÑIGO_167

CARLOTA_E_IÑIGO_175

CARLOTA_E_IÑIGO_177

CARLOTA_E_IÑIGO_179

CARLOTA_E_IÑIGO_180

CARLOTA_E_IÑIGO_181

CARLOTA_E_IÑIGO_193

CARLOTA_E_IÑIGO_252

CARLOTA_E_IÑIGO_262

CARLOTA_E_IÑIGO_241

CARLOTA_E_IÑIGO_256

CARLOTA_E_IÑIGO_259

CARLOTA_E_IÑIGO_267

CARLOTA_E_IÑIGO_271

CARLOTA_E_IÑIGO_272

CARLOTA_E_IÑIGO_276

CARLOTA_E_IÑIGO_277

CARLOTA_E_IÑIGO_278

CARLOTA_E_IÑIGO_300

CARLOTA_E_IÑIGO_301

CARLOTA_E_IÑIGO_303

CARLOTA_E_IÑIGO_305

 

La boda de Carlota e Íñigo fue la mejor forma de empezar la temporada. Escogieron una capilla en La Florida, a las afueras de Madrid, con mucho encanto. Fue una ceremonia muy elegante. Luego, la celebración fue en el Convento de Boadilla del Monte. Otro acierto. La boda fue un 10 de enero y ya sabíamos que no íbamos a poder contar con muchos exteriores por el frío. Yo tenía muy claro el estilo de fotografía que podía hacer y el que más me gusta. Carlota, la novia, es una mujer con mucho estilo y le gusta la fotografía con luz natural, luces ténues, sombras, iluminación muy sutíl para provocar esa sensación de intimidad y magia.
Está claro que estos novios podrían ser modelos, pero de nada sirve que sean así si tu no te has ganado antes su confianza. Procuré que estuvieran lo más cómodos posible conmigo, sin forzar nada y acompañándoles con respeto a lo largo de su día.
Fue una boda que me hechizó por completo de la cantidad de detalles, de buen gusto, que escogieron los novios.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *